Falacia de cambio climático número 3: Es una pelea de perros grandes